Inicio > Editorial > CHILE QUERIDO

CHILE QUERIDO


Por José Manuel García Montés, periodista

Hoy les hablaré de una de las características más marcadas de la sociedad chilena. En rigor, se trata de un rasgo que, conforme han transcurrido las décadas, se ha dejado ver con fuerza, hasta hacerse vigoroso y nítido. En concreto, estoy pensando en la prepotencia, en la falta de tino, vergüenza y sentido común. Al cabo, me refiero a la necesidad que hoy exhibimos, en tanto pueblo y entre nosotros, de tener que pasar por encima del otro para llegar a donde nos interesa.

            Veamos algunos ejemplos.

Si hay algo del día a día que soporto con dificultad son los bocinazos. ¿Se han fijado que quienes manejan tienen una especial predilección por “colgarse” de la bocina si la fila no avanza? Nadie se preocupa del que va al lado y menos de los que transitan. Nadie se pone en un  lugar diferente al suyo. Y esta mala costumbre –porque la ley establece que la bocina sólo se usa para prevenir un accidente- escala en su “refinamiento” hacia otras formas de prepotencia: no sólo se trata de apurar, sino de hacerlo como marcándole a quien se aparezca una especie de “muévete hueo´n, acá vengo yo”. La idea, como sea, es ponerle la pata encima.

A nivel conductivo, nuestra vocación por la prepotencia se condimenta con el discutible respeto ante una luz roja, los pasos peatonales o la ingesta de alcohol al manejar. Hoy se toma mucho, en exceso y la única defensa posible, tipo excusa barata,  es norma: “sí, yo manejo cura´o, pero los accidentes los tienen otros”.

Hay más ejemplos y ahí entramos en zonas o áreas donde fiscalizar sería un acto de justicia y necesidad. En tiempos de elección como éstos, muchos muestran la hilacha. Miremos el tema de las platas. ¿No hay recursos para hacer más? Claro que los hay y los municipios los emplean a su amaño. En Providencia, en la esquina de Antonio Varas con Eliodoro Yáñez, hace poco levantaron una estructura de cemento cuya única función es sostener la propaganda de la candidata de turno, Marcela Sabat. ¿Quién lo levantó, cuánto costó, para qué servirá después? En comunas como Ñuñoa y Providencia –que más que eso son feudos en que el respeto por los plazos de la propaganda política da lo mismo- responder esas preguntas es tarea perdida.

Sigamos. El domingo, en horario prime, TVN se anima con las noticias políticas. Y a alguien se le ocurre que “decisión” se verá mejor colocando primero la “s” y luego la “c”. Todo es más penoso y patético –a esta altura no digamos “grave” porque los medios, salvo excepciones, nos muestran un país que no existe y ésta es la historia sin fin- cuando 3 días después un periódico de circulación nacional (LUN) decide ofrecer el error gramatical como portada a sus lectores. Me quedo pensando: como periodista siento vergüenza porque, en el fondo, lo que le dices a quien ve el diario es “eres un imbécil y comprarás cualquier cosa que te venda”. Y conste que hablamos de un medio que se jacta en su nombre de llevar “las últimas noticias”, es decir, lo más próximo, reciente y necesario. Tienen que revisar algo: en ese episodio la “noticia” estaba más añeja que mi abuela en su tumba.

Reflexiono: los medios hoy no están haciendo bien su pega. Y la sociedad tiene su cuota de responsabilidad. Si existen toneladas de “información” desechable –porque aporta cero, está mal hecha, es basura, es tendenciosa, no exhibe un mínimo sentido de autocrítica o son sólo repeticiones- ello es así porque somos un pueblo que ha ido perdiendo su identidad y también la capacidad para reclamar frente a lo que es burdo, básico y torpe. Por lo mismo, te venden lo que quieren, te muestran lo que quieren y te quitan lo que tienes. O tú lo compras y te quedas feliz. Y en este círculo vicioso el sentido común y el respeto por el otro y sus ideas no tiene cabida. Cada uno en su mundo, así nos “salvamos” y seguimos con la misma música de fondo.

Finalizo por hoy: si todo esto pasa entre nosotros, ¿qué oportunidades tienen los perros de que su anónima protesta por una existencia más digna sea oída? ¿Qué hay que hacer para que una sociedad, la nuestra, sienta espanto, despierte y actúe frenando las omisiones que ella misma encabezó y que han propiciado que el maltrato y el abandono animal lleguen a ser lo que son?

Anuncios
Categorías:Editorial
  1. Viviana Figueroa
    noviembre 28, 2009 en 21:22

    Estimado Jose Manuel:
    En el ano 2005, y por casualidades de la vida, me vine a vivir a California. Como una chilena promedio, con ganas de surgir en un pais donde tratas de nadar contra el lodo y donde parece que tener un titulo es todo en la vida, tuve la posibilidad de hacer comparasiones (sin antes mencionar que tambien me meti en la casa de Cubanos para conocer su triste realidad). Con una vision un poco mas amplia que solo Santiago, vi cuan incivilizado es nuestro Chile, y lo digo con profunda tristeza porque a pesar de todo yo amo a Chile. Mi familia esta alla y mis adorados animales que viven a merced de salvajes tambien. Me da mucha pena tambien que la gente viva llena de prejuicios y pensamientos tan equivocados acerca del mundo. Hablan pestes de estos y aquellos cuando no tienen la minima idea de que esta pasando mas alla de los limites de Santiago. La ignorancia se esta destruyendo nuestro Chile. Estamos transformandonos en seres involucionados, incivilizados…. A veces quisiera gritarle a todo el mundo lo que es realmente tratar de mejorar el mundo, nuestro entorno, nuestras propias vidas. Pero como bien dices, la mala leche viene desde arriba, que queda para el resto? Afortunadamente aun quedan almas caritativas, nobles, evolucionadas, y sensibles que llevan la carga de subsanar las horripilancias que viven algunos de nuestros amados animales. Es nuestra obligacion crear consciencia en nuestros circulos cercanos, abrirles los ojos y el corazon a coste de lo que sea. Ayer, hoy, y manana ha sido y seguira mi agonia por tan cruel sociedad en la que nos hemos convertido, y aun mayor por nuestros animales viviendo en la jungla sin Dios ni ley.

    Viviana

    P.D.(perdon por la falta de tildes)

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: