Inicio > Artículos de opinón > SOBRE EL DECOMISO DE LEONES EN PUERTO VARAS: ALGUNOS DETALLES TRAS LA HISTORIA DE MAUCHO, KENIA Y SHAKIRA

SOBRE EL DECOMISO DE LEONES EN PUERTO VARAS: ALGUNOS DETALLES TRAS LA HISTORIA DE MAUCHO, KENIA Y SHAKIRA


 

Por Alejandra Cassino M.

Desde la madrugada del jueves se encuentran en el Buin Zoo Maucho, Kenia y Shakira, los tres leones que fueron entregados voluntariamente al SAG por sus dueños, el circo Norteamericano. Pero la historia no es tan simple y los dueños del espectáculo rodante no tuvieron un momento de inspiración divina que los haya iluminado para entregar a la familia de felinos. Si bien en algún momento indicaron que no tenían recursos como para mantener a los animales, fue la acción de las ONG, Albergando un Amigo de Puerto Montt y Ecopolis de Viña del Mar, la que permitió cambiar la vida de estos especímenes.

Las ONG cumplieron con denunciar, fiscalizar y coadyuvar a la autoridad entregando información y antecedentes legales tanto al Ministerio Público como al SAG y, claro gestionando el lugar en el que serían recibidos los animales. Pues, pese a que el Servicio mantiene un registro de tenedores de fauna exótica y puede imponer la estadía de los animales incautados en el Zoológico Nacional, la sociedad civil organizada debe arreglárselas para hacerles las pega, buscando un lugar alternativo. Por cierto, sin recibir un peso por la gestión, mientras en las oficinas nacionales de la repartición estatal el director nacional de Recursos Naturales, Fernando Baereswyl, probablemente se rasca su calva cabeza, tomando café o un refresco, y se preocupa pues el verano que se veía tranquilo, estará lleno de trabajo gracias a la acción de la sociedad civil organizada.

Luego de varias semanas de insistencia y de dimes y diretes con el SAG se determinó el decomiso de los animales. En este punto es necesario señalar que mientras la oficina regional del servicio en la X Región constataba que el Circo Norteamericano no contaba con la documentación de los animales, las oficinas de Santiago señalaban que el circo ya había regularizado su situación.

Si bien el hecho descrito puede dar cuenta de la descoordinación propia de un servicio que no sabe qué hacer para reparar los errores que históricamente ha cometido en el ámbito de fauna exótica y nativa, lo que preocupa es el trato despectivo que el Director Nacional de Recursos Nacionales mantiene hacia las ONG que fiscalizan su trabajo y el de sus subordinados. Muestra de esto es la llamada que realizó a la presidenta de Ecopolis, Florencia Trujillo, en la que le espetó el entrometerse en temas propios del servicio, como indicar que el SAG debía hacerse cargo de la manutención de los animales -cuestión, que por cierto está establecida por ley-, o que no se incautaría a Maucho pues no había lugar para él.

Pero sí había lugar para el macho. Lugar por cierto fue gestionado por Ecopolis del mismo modo que lo hicieron para las hembras. Espacio temporal, que por cierto fue construido en noviembre del año pasado gracias a la gestión de CEFU y ECOPROTEGE, quienes cansados de esperar que el SAG destinara recursos o colaborará en algo más que buscar la respuesta administrativa de “no hay donde dejarlos”, se pusieron en acción y demostraron que con voluntad y conocimiento las cosas se puede hacer.

Es sorprendente e inexcusable que tras 35 años de haber suscrito la Convención sobre Trafico Internacional de Especies Amenazadas de Flora y Fauna (CITES, por sus siglas en inglés), el Estado de Chile y en especial el SAG y el Ministerio de Agricultura, del cual depende este servicio, no hayan sido capaces de generar una solución a este problema, de procurar los recursos para construir un centro de rescate, de capacitar a su personal en estas áreas; y, hayan permitido que hoy no se conozca el número exacto de tigres, leones, primates y elefantes que existen en el país en mano de los circos; que se fiscalice haciendo vista gorda de las falencias en las condiciones de tenencia de los animales; que se tolere el que no se cumpla con la exigencia de los papeles de origen y que en definitiva conviertan al país en un paraíso para quienes trafican animales.

En 2009 se constituyó en la Cámara de Diputados, la Comisión Investigadora sobre el cumplimiento de La Convención sobre el Tráfico Internacional de Especies Amenazadas de Flora y Fauna (CITES, por sus siglas en inglés) por parte del Servicio Agrícola y Ganadero, esta dependencia estatal sigue siendo ineficiente y contradictoria a la hora de enfrentarse a la tenencia ilegal de animales exóticos indexados en los apéndices de la Convención, cuestión se complica aún más cuando se trata de especímenes que se encuentran en manos de empresarios circenses.

Pero ¿A qué se debe la parsimonia, la soberbia, la dilación y, en definitiva, la dejación del SAG por perseguir estos ilícitos? La respuesta nos remonta a la década de los ’90, cuando por esa época la dirección del SAG decidió, debido a que no se había implementado correctamente la CITES, entregar a los infractores de la convención los animales incautados, dejándolos a ellos como tenedores temporales. Estableciendo que dichos animales no podrían ser exhibidos con fines comerciales, es decir no podrían participar en espectáculos, ni sus tenedores lucrar, por ejemplo, con el producto de su reproducción.

El problema con la solución temporal propuesta por el SAG, es que esta se tornó permanente. Es así por ejemplo, que Ramba, la elefanta de los Tachuelas que vive amarrada a una cadena de tres metros y mirando constantemente las paredes de una carpa, lleva más de 20 años bajo sus custodios temporales, los que por cierto lucran con ella, paseándola por todo Chile.

Anuncios
Categorías:Artículos de opinón
  1. Manuel Hermosilla
    febrero 1, 2010 en 21:22

    También Baereswyl, y todo el resto de las autombradas “autotidades” del sag, permiten que la directora del sag Conquimbo, entregue dos Pumas cachorros decomisados por Carabineros, al zoo La Serena Zoo, que es un centro de exhibición ilegal, además tiene un historial de infracciones a la Ley de Caza, y de paso no permiti que CODEFF se haga cargo de ellos, tal como mandata la Ley, de ese modo el sag se hunde a pique en la ilegitimidad.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: