ECOLOGISTAS EXIGEN A BACHELET QUE PROHÍBA ENTRADA DE BARCOS BALLENEROS A CHILE

febrero 13, 2010 1 comentario

Fuente: Partido Ecologista

  • Frente a la presencia de barcos japoneses en mares australes, el partido Ecologista pidió al Gobierno que niegue la entrada de los cazadores de cetáceos a aguas nacionales.

Ante la situación de guerra que se libra en aguas australes, entre la flota ballenera japonesa y ecologistas de Sea Shepard, la que ha llegado a violencia extrema. El presidente del Partido Ecologista, Félix González, exigió al gobierno de Michelle Bachelet que sean cerrados los puertos a toda nave que esté cazando ballenas frente a costas chilenas.

González manifestó que “el país debe dar una señal contundente, no hacerse cómplice de una industria que comete crímenes en el mar, que intenta matar ecologistas, como queda demostrado en el video. Chile debe cerrar sus puertos y no prestar apoyo logístico, eso esperamos del gobierno”.

Llamó también a los ecologistas a estar atentos y vigilar a los barcos japoneses y noruegos que lleguen a Chile, “si un barco ballenero toca puerto, no debe volver a salir” concluyó.

Categorías:Noticias

ESOS EXTRAÑOS SERES LLAMADOS ANIMALISTAS…

febrero 13, 2010 6 comentarios

Por Pilar Izquierdo Teruel y Julio Ortega Fraile

Si a nadie le parece extraño que me detenga a auxiliar en un accidente de tráfico, suponiendo que todavía no hayan llegado los servicios de emergencia, ¿por qué algunos me califican de chalado si recojo del arcén a un perro que acaba de ser atropellado para llevarlo a un veterinario, y hasta me advierten, a modo de consejo, que dejará en el asiento restos de pelos y de sangre?. ¿A alguno de esos le preocuparían las manchas en su tapicería si procediesen de las hemorragias de un señor que se ha abierto la cabeza contra el parabrisas de su coche?, y digo más, ¿se lo pensarían si fuese su propio perro el herido?.

Muy pocos, o ninguno, van a criticar que te manifiestes contra el cambio climático, la contaminación de la atmósfera y de los mares o la deforestación de los bosques. Pero de esos mismos son bastantes los que no comprenden que lo hagas protestando contra la tauromaquia, la experimentación con animales o la industria de la peletería. ¿Por qué en un caso está bien visto y eres un ser comprometido y solidario mientras en el otro, te consideran un infeliz o un soñador, cuando no un perturbador?.

Y no hablemos ya del tema de la alimentación. Todos entienden, en nuestra cultura, que no te meriendes un bocadillo con las tripas embutidas de un pastor alemán, que no te cenes un filete del lomo de un setter irlandes o que no sirvas en la mesa una fuente con un gato siamés troceado y al ajillo. Pero si tampoco quieres hacer eso mismo cuando la víctima es un cerdo, una ternera o un pollo, entonces eres el rarito y el que se empeña en ir en contra de la tradición, de la cultura y hasta de las normas básicas de nutrición.

Así de peculiares son los valores por los que nos regimos en esta Sociedad. Un perro no se puede cocinar y comer, pero no existe reparo en dejarlo agonizando en el asfalto, o no hay problema en practicar con él la vivisección. Un gato tampoco estará en nuestra dieta, no ya por razones de salud, sino porque nos horroriza que se le introduzca vivo en una olla con agua hirviendo como hacen en otras culturas, pero muchos conductores ni los esquivan o extreman la precaución cuando los ven rondando por una carretera porque saben que en cualquier caso, saldrá perdiendo el animal. Y a la vaca o al cordero, en cambio, se les puede tener toda su miserable vida encerrados en un espacio minúsculo, engordándolos para al final, descuartizarlos y comérselos.

En definitiva, que evitarle o no a un animal el sufrimiento no depende ya sólo de su especie, sino también del origen del padecimiento, y la consecuencia es que el dolor de un mismo individuo puede horrorizarnos, resultarnos indiferente o incluso estar de acuerdo en que se le cause, todo en función de por qué y cómo le venga provocado. ¿Alguien puede darme una explicación coherente y con un mínimo de ética para este tipo de aberración moral?.

Y en cuanto al tener que estar justificando continuamente los motivos de declararse en contra de cualquier tipo de maltrato a los animales, no ya ante los que se los infligen, que con esos el debate, en el caso de ser posible, va por otros derroteros, sino con nuestros allegados, con amigos y familiares, ¿es realmente tan difícil de comprender que se abrace esa filosofía de rechazar cualquier tipo de violencia, de explotación o de agresión gratuitas a otros seres?. A mí, lo que se me antoja inconcebible es defender precisamente lo contrario.

No me causa el menor desánimo ser el blanco de las iras o de los insultos de taurinos, cazadores, vivisectores, ganaderos industriales o propietarios de circos con animales; tampoco me asombra la indiferencia de los políticos, de muchos medios de comunicación o de amplios sectores de la Sociedad, pero lo que realmente me duele y no puedo entender, es por qué muchas veces en los míos veo críticas, incomprensión y hasta miradas que parecen ocultar lástima por mis “veleidades” animalistas y por haberme convertido en defensor de “causas perdidas”.

Aquellos, cercanos o no, que sientan que soy yo el equivocado, el majareta o el rebelde sin motivo, quizás puedan explicarme qué piensan de un chino que cuelga por el cuello a un perro vivo de un gancho y lo abre en canal, o al verlos comer los sesos de un mono cuyo corazón todavía palpita, también cuando contemplan como en Tanzania torturan y matan a los albinos para realizar con ellos rituales mágicos, o las ablaciones de clítoris en Sierra Leona.

Tal vez, lo que el cocinero chino o la curandera somalí piensen de ellos al observar su repugnancia, su horror y su rechazo a tales costumbres, sea muy similar a lo que ellos creen de mi. Y es que en definitiva, se trate de hombre, mujer, perro, cerdo o mono, hay algo que las diferentes nacionalidades no pueden alterar y es común en todas ellas: la angustia y el sufrimiento de las víctimas cuando son sometidas a padecimientos terribles o asesinadas. Y existe un aspecto que tampoco debería de depender de cuestiones educativas, de culturas o de códigos penales: la obligación de expresar nuestra repulsa absoluta a que la violencia sobre otros seres forme parte de la conducta humana, sea cual sea la disculpa para ejercerla, la especie del martirizado o el rincón del Planeta donde ocurra.

Imagino que hay una razón muy poderosa para explicar el porqué de esta paradoja en nuestra escala de valores: los intereses económicos. Las industrias que en nuestra Sociedad han encontrado un mercado para sus artículos, se encargan de engrasar continuamente los mecanismos adecuados para que nos parezca no sólo lícito, sino imprescindible seguir consumiendo productos que de un modo u otro, impliquen angustia para animales. De tal modo, y teniendo en cuenta que en otras culturas, los empresarios hacen lo propio según los hábitos de sus clientes, hemos de llegar a la conclusión que la diferencia entre el bien y el mal no radica en el hecho en si, sino en nuestra percepción del mismo en función de lo que nos han presentado como virtuoso o como perverso. En todo caso, una justificación muy pobre y que sólo puede servir para aquellos que no tengan el menor interés en reflexionar sobre las consecuencias de sus actos.

Categorías:Artículos de opinón

POLÉMICA PORQUE UN MÉDICO ATENDIÓ A UN PERRO EN UN HOSPITAL

febrero 12, 2010 14 comentarios
  • Un médico desató la polémica en Mendoza porque ingresó a un perro para reanimarlo debido a que presentaba problemas respiratorios. La inusual experiencia ocurrió en el Hospital San Juan Bautista y puso en el tapete la discusión sobre qué vida importa más, si la de un animal o un humano.

Mendoza, 10 de enero.- Una mujer asombrada, contó que mientras ella esperaba ser atendida en el Hospital San Juan Bautista vio cómo un médico entraba con un perro a la sala de reanimación. El suceso fue confirmado por el director del centro de salud, Ernesto Martínez, quien aseguró que iniciará una investigación sobre el hecho.

Martínez confirmó que un médico de la institución, de quien no trascendió el nombre, ingresó a un animal “de pequeño porte” a la sala de reanimación, donde lo asistió con oxigenación y aspiración porque aparentemente estaba con “restricción respiratoria”.

“Había pacientes esperando ser asistidos y por la circunstancia que sea, de acuerdo a las primeras informaciones, priorizaron la atención del animal”, explicó Martínez, quien consideró que “realmente es lamentable”.

El tema se hizo público esta mañana luego de que una oyente se comunicara con una radio local para narrar lo sucedido. “El miércoles, ante el asombro de todos, vimos un médico llevando un animal a la sala de emergencia”, dijo.

Martínez explicó que un médico traumatólogo junto a un veterinario ingresó “en la madrugada del miércoles trayendo un animal de pequeño porte. En un primer momento lo trasladó hasta la sala de reanimación donde hay oxigenación y aspiración porque aparentemente estaba con restricción respiratoria”, explicó.

“Quiero entender la angustia de este profesional y su familia, pero no justifica lo que pasó porque debería haberlo trasladado a un centro especialista, el veterinario lo tendría que haber llevado a una clínica para animales”, sostuvo.

Y afirmó que se hará “la investigación que corresponda para que tener el sustento suficiente en lo legal para accionar, porque además de la conducta del profesional, está el médico de guardia y el jefe de servicio que se encontraba en ese momento, ellos no deberían haber permitido que suceda una cosa de esta naturaleza”.

Por su parte la Organización Internacional AnimaNaturalis se pronunció “felicitando la acción tomada por el profesional de la salud” y espera que el Director del hospital, pueda reflexionar sobre sus comentarios.

Al respecto el director de AnimaNaturalis en Argentina, Eduardo López, expresó que “es entendible que este no era el lugar apropiado para una atención veterinaria, pero ante una emergencia, todos los animales compartimos necesidades básicas como la de ser asistidos ante el dolor o para salvaguardar la vida misma y muchas veces en los animales no-humanos estos derechos no son tenidos en cuenta. Este caso debería evaluarse en función de la urgencia y no de la especie”.

“Es preocupante leer como dirigentes de centros de salud pueden manifestarse en contra de salvar una vida, cuando cualquier conducta que se base en la ética debería ser alentada, seguramente un profesional que pueda actuar de esa manera con un perro no dudaría en hacerlo con su misma especie, si un ser humano hubiera sido salvado por un veterinario de seguro nadie estaría debatiendo si actuó de manera correcta”, expresó López.

Categorías:Noticias

ELLOS NO PUEDEN VOTAR

Por Ariel Mena Bernal

Cuando se quiere ejecutar una medida, se recurre a la mayoría de las veces a la Democracia, o mejor dicho, nuestra Democracia, aquella que nos han inyectado sólo para hacernos creer que nos gobernamos. Puntualmente, se sometería a votación una medida que, para buscar solución a la excesiva población de perros callejeros, se ha considerado asesinarnos, envenenando a cualquier perro cuyo aspecto o libertinaje denote la ausencia de un dueño.

Esta medida, o más bien, esta ocurrencia, ha causado gran sorpresa, debido a la simpleza con que se ha tocado un tema que raya en la crueldad. Sabiendo además por casos similares, en que los respectivos fumigadores envenenaron hasta perros que se encontraban dentro de sus terrenos, amaneciendo muertos en el patio de sus dueños.

El problema no sólo está en la brutalidad de regular la población canina a través de estos asesinatos, sino también la cantidad inmensa de dinero que se necesitaría para la inversión. Hablamos de los ya sabidos 6.500 millones de pesos que se estarían usando para este propósito. Una suma de dinero que, podría usarse en salud, educación, solucionar problemas medio ambientales; pero las causas fraternalistas de Chile han girado en una maquinación que por motor tiene el dinero. Saber que el dinero es lo que se mueve, es entender que todo lo demás es irrelevante. Como en este caso, la vida de estas criaturas, que no se pueden defender. Criaturas, que no pueden votar.

Y, de aplicarse la medida ¿Qué mecanismo puede ser usado para alegar, si al momento de protestar responden siempre con fuerzas policiales y carros lanza agua?

Categorías:Artículos de opinón

CAMBIO CLIMÁTICO ESTÁ MODIFICANDO LA DIETA Y EL TAMAÑO DE DIVERSAS ESPECIES ANIMALES EN EL MUNDO

Científicos de la Universidad de Tel Aviv, en Israel, han descubierto que algunos animales están cambiando su dieta y su tamaño como consecuencia del rápido incremento de las temperaturas ocasionado por el cambio climático.

Los investigadores analizaron durante años la evolución de los tamaños corporales de pájaros y animales de áreas del planeta donde el cambio climático está siendo más extremo.

Este cambio se está produciendo sobre todo en las latitudes más altas (Reino Unido, el Ártico, Escandinavia, etc.) y, como consecuencia de él, los pájaros se están haciendo más pequeños y los mamíferos más grandes. Las transformaciones dietéticas descubiertas son, en estos casos, una estrategia de supervivencia.

En las zonas analizadas, los recursos alimenticios se están viendo afectados, lo que está modificando los hábitos de alimentación y, también, el tamaño de las especies, explican los científicos.

Categorías:Noticias

LIBERADAS LECHUZAS RESCATADAS EN CARTAGENA

  • Las aves se encontraban en el club de golf de Santo Domingo.

El Centro de Rescate y Rehabilitación de Fauna Silvestre del Museo de San Antonio, procedió a liberar cuatro ejemplares de Lechuza (Tyto alba) juveniles, en la localidad de Las Palmas, al interior de la comuna de Cartagena.

Los ejemplares ingresaron como pollos, al Centro, desde el Club de Golf de Santo Domingo, el 15 de diciembre de 2009 y otros provenían desde el Fundo Santa Juana, La Palmilla, Cartagena, el 05 de diciembre de 2009, fueron alimentados, criados, aprendieron a volar y se decidió su liberación aprovechando que aún es tiempo de crías de roedores en las zonas silvestres para estas jóvenes rapaces nocturnas puedan encontrar abundante alimento en esta zona aun silvestre de nuestra provincia.

Los ejemplares fueron atendidos durante todo el tiempo de cautiverio temporal en espera de que crecieran por los funcionarios del Centro y estudiantes de Medicina veterinaria de la Universidad Mayor en Práctica en el dicho recinto.

Los ejemplares fueron trasladados hasta el lugar por un vehículo de la Dirección de Aseo y Ornato de la Municipalidad de San Antonio y liberadas en terreno por personal del Centro de Rescate y cuatro estudiantes de Medicina veterinaria en práctica en San Antonio.

Categorías:Noticias

“TURCO”, PERRO QUE FUE ABANDONADO, SALVÓ 18 VIDAS EN HAITÍ

febrero 11, 2010 13 comentarios
  • Abandonado por su dueño en Tarifa-España, este labrador estaba al borde de la muerte cuando fue recogido por unos militares. En unos meses pasó de ser un vagabundo a convertirse en el orgullo de un cuerpo de bomberos. Acaba de regresar de Haití, graduado tras salvar 18 vidas.

“Turco” es un perro andaluz y su historia comienza, como la película de Dalí y Buñuel, con una navaja bien afilada.

En su caso, el tajo fue en el cuello. Sus dueños le extrajeron así el microchip, una práctica muy habitual entre los propietarios de los 150.000 perros que se abandonan en España cada año. El can vagabundeó no se sabe cuánto tiempo por las afueras de Tarifa, en pleno verano de 2008, y acabó en un campo de maniobras. Lo recogieron unos militares que hacían ejercicios de tiro, muerto de sed, hecho un saco de huesos, lleno de pulgas y parásitos.

Así fue como el perrito se cruzó en la vida de Cristina Plaza Jorge, una soldado profesional de 22 años. “Me llamaron los compañeros que lo habían rescatado. Sabían que me estaba costando adaptarme, que me sentía sola y le había dicho a todo el mundo que quería un perro. Me mandaron una foto por el móvil. Parecía pequeñito, aunque resultó ser un grandullón. Y estaba flaquísimo. Me enamoré. Crucé el Estrecho en el ferry, me fui a ver al veterinario de Algeciras donde lo habían dejado y me lo llevé a casa”, relata.

“Turco” se recuperó de sus heridas gracias a los mimos de Cristina. Y recobró la alegría, pues la nobleza nunca la perdió. «Es el perro más juguetón del mundo. Incansable. Lo que más le gusta es correr por la playa. Le puedes tirar un palito cien veces, que cien veces irá a por él y te lo traerá.» Vivieron juntos ocho meses felices. Ganó peso, aunque seguía sin ladrar. Una mañana cayó una tromba de agua: 160 litros por metro cuadrado. Y la casa de alquiler de Cristina, una planta baja, se inundó de tal modo que era inhabitable. “Rezumaba tanta humedad que tuve que volver al cuartel. Como allí no podía tenerlo, lo llevé a casa de mi madre. Allí, Turco conoció la nieve. Pero el destino le tenía reservada una nueva sorpresa. El perro rescatado de la muerte por unos soldados de buen corazón iba a tener ocasión de demostrar su generosidad y devolver el favor.

El sobrino de una vecina, bombero del grupo de especialistas en rescates de la Junta de Castilla y León, lo vio corretear por el pueblo e intuyó enseguida que aquel can alegre, vivísimo, que lo olfateaba todo con la curiosidad de un detective, sin despistarse jamás, tenía madera de héroe. Pidió permiso a Cristina para hacerle una prueba. El perrito no sólo demostró que era un perro ejemplar sino que el mejor detective.

Cristina les puso a los bomberos tres condiciones antes de donarles a “Turco”: que no le cambiasen el nombre, que le dejasen verlo cada vez que fuera a Valladolid y que si el perro no superaba las pruebas, se lo devolviesen. Y avisó, además, del gran inconveniente: no ladraba. ¿Cómo se las arreglaría para alertarlos si encontraba un superviviente entre los escombros? A los quince días la llamaron por teléfono. “Tu perro ya ladra y está hecho una máquina. Cuando salimos a correr, se viene con nosotros. Y luego se va a correr con el siguiente turno. Nunca tiene bastante”.

Completado su entrenamiento, llegó la prueba de fuego. “Turco” voló a Haití con un equipo de siete bomberos. Fueron nueve días de trabajo tan intensos como atroces, trabajando 16 horas diarias en condiciones inimaginables, entre réplicas del terremoto y actos de pillaje o de mera supervivencia. Participaron en 18 rescates. Cuando hay 150.000 muertos sobre el terreno, hablar de 18 finales felices es como aferrarse a un clavo ardiendo. Hasta los perros se deprimen ante la enormidad de la tragedia. Pero cada vida humana cuenta. Por eso mismo, Francisco Rivas no podrá olvidar nunca a la adolescente que tuvieron que dejar en un edificio cuando apenas faltaba media hora para desenterrarla porque los escoltas de la ONU, temerosos de verse envueltos en un tiroteo cercano, les ordenaron abandonar el salvamento y salir de allí por piernas.

Pero tampoco nadie podrá olvidar el rescate del niño Redjeson Hausteen Claude, de dos años. Un milagro que dio la vuelta al mundo. El pequeño estaba entre los escombros de la vivienda familiar, abrazado a su abuelo muerto. Cuando el bombero Óscar Vega lo sacó en brazos, la familia lo rodeó y empezó a bailar alrededor, entre gritos de alegría. “Cuando lo vi por televisión, me puse a llorar y no podía parar. ¡Ése es mi “Turco”! Es lo más grande que me ha pasado en la vida”, recuerda Cristina. Turco ya está de vuelta en España, mordisqueando palitos, su gran afición y entrenándose diariamente para seguir salvando vidas.

Categorías:Para contarlo